La importancia de tener empleados motivados.

Diversos estudios indican que aquellos trabajadores que desempeñan su actividad laboral entusiasmados y satisfechos, serán mucho más productivos que aquellos que no lo están. Estos estudios deben tenerse en cuenta por la alta dirección de la empresa, ya que esto ayuda enormemente a los resultados que puedan obtenerse en un futuro.

“El éxito no se logra sólo con cualidades especiales. Es sobre todo un trabajo de constancia, de método y de organización.”

Los mismos estudios indican que el 85% de los trabajadores suele perder su motivación profesional una vez concluido los primeros 6 meses dentro de su puesto de trabajo. Por tanto, motivar a los empleados de forma continua puede resultar una práctica muy beneficiosa. Normalmente, uno de los errores más comunes por la alta dirección suele ser motivar a sus trabajadores a través de incentivos económicos pero esto no lo es todo.

Algunos consejos para despertar la motivación entre los empleados son los siguientes:

  • Asigne correctamente su lugar que ocuparán sus empleados en la empresa.

Los trabajadores deben de estar de acuerdo con las tareas que va a desarrollar en su puesto de trabajo, es decir, que se sientan cómodos en él y puedan desempeñar su trabajo sin ningún problema.

  • Haz partícipe de las decisiones empresariales a sus empleados.

Aquellos trabajadores que conciben que su opinión no pasa desapercibida dentro de la empresa, acabarán teniendo un sentimiento de pertenencia y se sentirán los fallos de la empresa como suyos, por tanto, tendrán una mayor motivación por mejorar sus resultados. Para ello es recomendable fomentar la comunicación

  • Conceda libertad entre sus empleados.

Aquellos empleados que tienen cierta libertad en su trabajo percibe mucha más confianza. Esto se verá reflejado en el desempeño de sus tareas de forma beneficiosa.

  • Preocúpese por la relación entre sus empleados.

Puede ser que dentro de la empresa haya trabajadores que no guarden una buena relación entre ellos. Si esto ocurre, es recomendable preguntar e intentar solucionar los problemas que existan entre ellos, fomentando un ambiente laboral positivo.

  • Sea partícipe del desarrollo profesional de los empleados.

Conozca aquellas áreas que más interesan a los trabajadores y ayuda a que crezcan profesionalmente. Su desarrollo profesional repercutirá de manera directa en la empresa. Para ello es recomendable descuentos en cursos de idiomas o pagar la asistencia íntegra de un curso sobre un tema específico.

  • Dé importancia al salario.

No es el elemento más importante como muchos piensan, pero sí influye tanto positiva, como negativamente. Lo recomendable es ajustar un salario acorde al mercado, al trabajo que se desempeñe dentro de la empresa e incluso en algunos casos, acordes a las posibilidades del presupuesto de la empresa.

  • Dote a sus empleados de los recursos necesarios.

Es importante que los trabajadores cuenten con todos los recursos le sean necesarios para desempeñar su trabajo de la forma más sencilla posible. Ejemplo de ello puede ser dotarlo de programas informáticos actualizados o bien de dotar al espacio físico de condiciones adecuadas como por ejemplo una silla cómoda.

  • Defina previamente los objetivos.

Las metas y los objetivos deben de estar correctamente definidos desde el principio. Así los trabajadores se sentirán comprometidos y estarán más motivados para alcanzarlos.

  • Reconozca el trabajo de sus empleados.

Es importante que cuando los trabajadores cumplan con los objetivos que se le ha impuesto, se les reconozca. Este reconocimiento puede ser de muchas formas; un extra salarial, un regalo, un par de días de vacaciones o simplemente un reconocimiento ante sus compañeros.

  • Sea flexible con sus empleados.

Principalmente en la pequeña y mediana empresa el contacto entre la alta dirección con sus trabajadores suele ser mucho más cercano. Esto puede ser aprovechado para ofrecer mucha más flexibilidad en cuanto horario, periodo de vacaciones preferido, jornadas reducidas, etc.

 

Aplicar estas acciones no garantiza el éxito, pero si ayudarán a que sea más fácil de conseguir. Recuerde una frase que dijo un líder como Steve Jobs, fundador de Apple, la segunda marca más valorada en el mundo;

“Mi trabajo no es ser complaciente con las personas. Mi trabajo es empujar a estos grandes trabajadores que tenemos y hacerlos aún mejores”.

 

Deja un comentario