La importancia de llegar a tu público objetivo a través de la publicidad

 

“La publicidad es básicamente persuasión, y la persuasión no es una ciencia, sino un arte”

William Bernbach

 

En la actualidad existen empresas que desgraciadamente tienen un concepto erróneo de la publicidad. Muchas de ellas consideran que el presupuesto destinado a publicidad es un gasto y para nada es así. Tan sólo aquellas empresas que consideren la publicidad como un gasto en vez de una inversión, estarán malgastando sus recursos.

La publicidad ha evolucionado enormemente en los últimos años y los canales de comunicación también. La publicidad tradicional es aquella que se publicita en medios convencionales como televisión, radio, prensa, exteriores, etc. El continuo avance tecnológico y la famosa premisa de reinventarse o morir, han conseguido hacer de la publicidad en internet un arte.

Resulta que no hay una peor inversión que la de dedicar una parte del presupuesto a publicidad y que después esta no llegue al público objetivo a la que va dirigida.

¿Qué debe tenerse en cuenta al realizar la publicidad?

Son varios los aspectos a tenerse en cuenta a la hora de realizar publicidad, independientemente del medio que se utilice.

 

  • Conocer de la mejor forma posible a los cliente y a los clientes potenciales, ya sean por sus gustos, su estilo de vida, sus rangos de edad, etc. Definir el mayor número de criterios posibles de manera que sea mucho más sencillo elaborar los mensajes publicitarios.
  • Conocer los medios de comunicación que frecuentan los clientes o clientes potenciales. Por ejemplo, independientemente del producto o servicio que se desea publicitar, si se lleva a cabo una publicidad en prensa, es lógico pensar que si el producto o servicio va dirigido a personas de mediana o alta edad, se publicite en prensa de papel, en cambio, si va dirigido a personas de baja y mediana edad, es más normal que se publicite en prensa digital.
  • Es necesario que la publicidad sea clara, que transmita al cliente con su mensaje y que sea agradable visualmente.
  • Que sea breve y concisa. Las personas, normalmente son reacias a la publicidad y no suelen mantener su atención en esta, por tanto, es importante que el mensaje se transmita en el menor periodo de tiempo posible y no intentar contar una historia a través de ella.
  • La publicidad no es una solución única. Muchas empresas creen que hacer un buen anuncio es la mejor solución para que el producto o servicio se venda con facilidad y esto no es del todo cierto. Un buen anuncio es cierto que atrae a muchos clientes a corto plazo pero también han de tenerse en cuenta y no descuidar otros aspectos igual de importantes que la publicidad como son la calidad del producto o la atención al cliente.

 

Por tanto, toda aquella partida presupuestaria que se dedique a publicidad, ha de emplearse de la mejor manera posible con el fin de llegar a quienes de verdad debemos llegar.  Definir bien el target y enfocar la publicidad a hacia un punto concreto puede ser el elemento principal. Recuerda que hacer publicidad para todos es al fin y al cabo hacer publicidad para nadie.

Deja un comentario